Finito vs. Infinito. La eterna disputa entre lo que tenemos y lo que queremos tener.

IMG_5606

Si a ti, como a mucha gente, el tema de libertad financiera es relevante, probablemente hayas escuchado en algún programa, o leído en libros o artículos que todos tenemos la capacidad de lograrla. Claro, siempre que tengamos una fuente que nos genere ingresos. Ése es el punto de partida. Libertad financiera se puede definir como la posibilidad de continuar generando ingresos sin tener que trabajar.

Pero a muchas personas les toca librar día a día lo que parece ser una batalla interminable entre el ingreso y el gasto, y esta constante si no se toma control de ella mantiene a raya la famosa libertad financiera. Porque el ingreso nunca es lo suficiente como para satisfacer todos nuestros deseos, y en ello está la clave de la abundancia.

En este sentido, la solución aparente para la gran mayoría consiste en enfocarse en:

  1. Generar mayores ingresos o,
  2. Cuidar los gastos. 

Pero quizá un camino más efectivo entre una y otra sería el atajar ambas. En encontrar un balance entre el ingreso y el gasto.

Respecto al enfoque de generar mayores ingresos. 

A pesar de las críticas que puedan resultar obvias de lo que comentaré a continuación, quiero decirte que independientemente de la situación económica actual, en su más pura esencia, todos tenemos al menos la “posibilidad” de generarnos ingresos mayores a los que actualmente tenemos. Ello porque todos tenemos una moneda de cambio que se llama “tiempo”. La buena noticia es que solamente depende de ti. La mala noticia es que solamente depende de ti. Parece irónico. Está en cada quien encontrar el camino para generarse mayores ingresos, o en mantenerse pasivo y no buscarlos.

Para quienes opten por andar el camino que les lleve a generar mayores ingresos por supuesto que tendrán que pagar un precio. Éste precio usualmente consiste en realizar un ajuste, en elegir entre lo que dejarán de hacer, por lo que se decidan a hacer con su tiempo. Llámese tiempo con la familia o los amigos, tiempo para dormir, tiempo para esparcirse, ademas del tiempo invertido en su principal actividad económica; el ajuste en origen tiene mucho y todo que ver con el tiempo que decidamos disponer para lograr mayores ingresos. Tengo una amiga que es abogada, pero ademas de ello vende perfumes, vende ropa, vende tacos los fines de semana, realiza esporádicamente eventos recreativos, entre otras actividades. Estas actividades vienen con un costo en el que a priori la moneda de cambio se llama “tiempo”, pero que a posteriori le retribuyen un ingreso adicional.

Pero si lo pensamos un poquito, el ingreso es algo finito, esto porque el dinero con que contamos es un bien que una vez consumido ya no vuelve jamás. A menos que se destine a una inversión que a la postre genere nuevos ingresos.

Respecto del enfoque de cuidar los gastos. 

Todos conocemos a la persona que no aparenta ganar mucho, pero se le ve bien. El clásico sobre el que de repente nos expresamos como: “¿Oye pero si ganamos más o menos lo mismo, cómo le hace para irse de viaje cada periodo vacacional?”. 

Ese alguien que da la impresión de siempre andar cuidando los pesos y centavos. Si te tocó ver la película “¿Qué te ha dado esa mujer?”, quizá encuentren mis palabras eco en tu memoria al recordar al personaje que era la novia de Luis Aguilar, novia la cual siempre tomaba la mitad de las propinas que dejaba Luis en los restaurantes a los que iban, con lo cual pudo pagar la fianza de éste cuando lo metieron a la cárcel por culpa de su amigo Pedro. Claro que eso es un extremo ¿no?

Pero este tipo de personas tiene un enfoque preponderante en cuidar los recursos de los que disponen, para contar con la posibilidad de satisfacer sus necesidades en lo futuro.

Y es que quizá comprendan que el gasto recae en la categoría de infinito que hoy te planteo.

Verás, si nos detenemos a reflexionar el concepto de “gasto” podríamos concluir que éste resulta infinito. Siempre existirá algún bien o servicio que vamos a desear. Todo el sistema de consumo parece estar diseñado en invitarnos a satisfacer deseos originales o inducidos, y por ende gastar en ellos.

Algunos de estos gastos son indispensables, otros son comodidades posteriores a lo indispensable, y para quienes puedan, otros serán lujos. Pero nunca tienen fin.

Por ello nos veremos siempre sumergidos en esa realidad que consiste en decidir con recursos finitos el satisfacer necesidades infinitas, e insisto, aquí se encuentra la clave para lograr una libertad financiera.

La buena noticia es que el ingreso no es y nunca será el elemento principal para lograr la libertad financiera, el gasto siempre será la cuestión a controlar.

Antes de continuar, si el ingreso actual sólo alcanza para cubrir necesidades básicas, debemos revisar qué valor le damos al tiempo que invertimos a la actividad económica que desarrollamos y realizar un ajuste si es que no estamos conformes. Parece imposible, pero todos conocemos historias de éxito de gente que se hicieron de la nada. Así que no hay pretextos en este sentido.

El gasto siempre será la cuestión a controlar porque no importa el nivel de ingreso que alguien tenga, lo más común que sucederá es que cuando incremente sus ingresos, decidirá consciente o inconscientemente en incrementar sus gastos. Y éste fenómeno sucede porque todos aspiramos a una calidad de vida cada vez mayor que la que teníamos antes de ese aumento. ¡Y ello esta bien, en hora buena! La vida es hermosa y tiene mucho que ofrecer, y no se trata de ser avaros. No, lo que te invito hoy es a caer en cuenta que no podemos combatir un concepto infinito (gasto) con un concepto finito (ingreso), y esperar salir bien librados.

¿Entonces qué hacer?

Todos podemos tomar una decisión financiera razonable consistente en no disponer de todo nuestro ingreso para ser consumido, y tomar una parte de él y destinarlo a un segundo cajón que eventualmente rinda frutos. ¿Cuál segundo cajón es éste? El primero es gasto, el segundo es ahorro/inversión. El gasto en si, como ya vimos, consume y no regresa. El ahorro/inversión, a pesar de que el importe que decidamos colocar en este cajón quizá ya no se encuentra disponible en nuestra cartera o cuenta bancaria y pudiera parecer gasto, realmente no lo es, porque ese capital se destina a una actividad productiva que por ende nos genere un rendimiento, ¡conservando además el capital! ¿Cuál gasto pregunto? Es tuyo y lo sigues manteniendo en esa inversión. No se fue como un gasto corriente para nunca volver. 

Tu propio dinero “gastado”, generaría para ti, dinero adicional. ¿Para qué? Para lo que tú elijas. Mi apuesta es que una vez iniciado ese camino, y aprendiendo a disfrutar el sentimiento que produzca el ir acumulando un capital en tu beneficio, probablemente optes por no consumirlo, y en su lugar, lo inviertas de nuevo junto con las ganancias en instrumentos financieros o actividades productivas.

Y si continúas con ese esquema, llegará entonces un momento en el cual los rendimientos que genere tu inversión te permitirán cubrir algún gasto corriente. E incluso entonces quizá decidas no usarlo para gastos corrientes y continúes invirtiendo capitales y rendimientos y entonces lograrás acumular una masa de capital suficiente para que en un futuro, sus rendimientos cubran todas tus necesidades básicas, y en ese momento podrás caer en cuenta que has arribado a la libertad financiera.

No es cosa de días, semanas o años. Quizá para algunos sí, sobre todos para quienes no tengan tantas responsabilidades financieras a su cargo y vayan comenzando. Pero para la gran mayoría alcanzar ese nivel requiere de mucha disciplina y sobre todo de mucho entusiasmo por lograr la meta. Como diría mi amigo el filósofo “nadie puede tener apetito de algo que desconoce.”

Si te gustaría conocer de una estrategia de ahorro/inversión que te permita ganar la batalla de lo finito contra lo infinito, me encantaría conocerte y tener el honor de ser tu asesor.

¡Tu futuro está en tus manos!

Lauro Sández

Asesor Patrimonial

Autor: Lauro Sández

Asesor en finanzas personales y productos de inversión, para la acumulación y consolidación del patrimonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s